Pasar al contenido principal
x

Preguntas Frecuentes

Las tareas de voluntariado vinculadas a los bebés en la Sala de Cuidados Moderados del Hospital Pereira Rossell. 

 

Contamos con una oficina dentro del Hospital Pereira Rossell. La misma se encuentra abierta al público de 9.00 a 13.00hrs. de lunes a viernes en la Sala de Espera de Maternidad del Hospital.

 

El proceso de intervención Cangura remite a poder realizar los cuidados físicos del bebe, esto es satisfacer las necesidades físicas que se vinculan a: alimentación, cambio de pañal, vestimenta (la vestimenta se relaciona a cubrir la necesidad de que el bebe  no tenga frio ni calor, no la entendemos como una cuestión de estética), por otro lado la higiene del cordón, y el control de temperatura (son parte de las rutinas que se realizan y que tienen sentido aún más porque el bebe está en un marco hospitalario). 

Por otro lado, realizamos cuidados emocionales, estos son el fundamento de nuestra intervención, si bien en el bebe ambos cuidados están relacionados y en mutua interacción, a modo de visualizar con mayor detenimiento el cuidado emocional realizamos estas funciones: contener al bebe en la expresión de sus estados de ánimo, atenderlo en sus señales de aceptación o de rechazo de signos del ambiente, uparlo, cantarle, abrazarlo, y mirarlo. Todas las acciones que conectan con su ser como persona consiente, recién llegado al mundo que como mamífero necesita tener respuesta. Por lo tanto, la intervención pasa fundamentalmente por ofrecer el cuerpo del voluntario con sus sentidos para fortalecer la conexión con el bebe, cubrir la sensación de soledad que puede sentir ya que no se encuentra en contacto 100% con el cuerpo materno. En este sentido, la presencia de canguros recrean actitudes y acciones que lo revisten e inviten libidinalmente en una convocatoria intencional a pulsionar su vida. Este proceso no solo tienen efectos positivos en el bebe, a nivel de todos sus sistemas vitales, en su sistema nervioso, en su cerebro, crecimiento.- 

La intervención aporta vitaminas  T de tacto, las cuales resultan fundamentales para ese primer tiempo de vida. Por otro lado, los voluntarios también tienen efectos en su integralidad ya que el contacto con bebes activa sustancias hormonales que producen placer.  Por lo tanto, podemos decir que como en la diada madrebebe, también en el contacto entre canguro y bebe, se produce una mutua afectación que produce bienestar en ambos. Las vivencias de los voluntarios son claras en ese sentido que recientemente estamos empezando a sistematizar a la luz de los aportes científicos. 

 

El vínculo es constante, ya que un proyecto de estas características no se sostiene sin base a acuerdos de trabajo. Dentro de los mismos es que construimos un  protocolo de intervención como guía para los voluntarios; en el sentido de lo que podemos y no podemos hacer. Este Protocolo no lo entendemos rígido sino en posibilidad de transformación, siempre a punto de partida de la práctica que se realiza y de la confianza. Por eso trabajamos en base a interlocución (comunicación fluida de intercambios).

Reconocemos en primer lugar el trabajo de enfermería, ya que ese equipo es quien lidera la sala en términos de responsabilidad de su gestión. Por lo tanto, no se realizan acciones que no estén avaladas por las autoridades directivas ya que el sentido mayor es fortalecer a todas las partes que intervienen no sustituyendo roles sino aportando uno nuevo, con objetivos diferentes para que todos los actores se sientan beneficiados y generen procesos sinérgicos en los equipos de salud con el aporte de esta nueva figura cangura.

 

Ser voluntario Canguro consiste en la disponibilidad para el ejercicio de un rol que no tiene antecedentes, que ha sido construido por la Fundación en conjunto con el Hospital y que de acuerdo a ello hemos configurado un Perfil que remite a las actitudes y aptitudes que esperamos de un voluntario para el ejercicio de este rol.  En tal sentido, el voluntario que se postula pasa por una instancia de intercambio, entrevista a fin de poder identificar si cuenta con los requisitos que entendemos fundamentales para este tipo de voluntariado. Por otro lado, consideramos que es importante evaluar porque el contexto de la sala y el contexto Hospitalario implican variantes que exponen a las personas a ciertos niveles de estrés por lo que necesitamos también poder cuidar a quienes se postulan. En este doble movimiento, la entrevista de ingreso implica cuidar al voluntario y cuidar el rol con el que estamos comprometidos dando las mayores garantías para todas las partes.  

Luego de esta entrevista, realizamos una capacitación de ingreso a la sala donde trabajamos expectativas y brindamos orientación para el ingreso en la misma. Realizamos apoyo entre Canguros con mayor experiencia que acompañan a los primeros ingresos a la sala. 

A nivel de organización, funcionamos con referentes-canguros por día, que son quienes organizan el grupo de ese día, a fin de contemplar ausencias, cubrir con suplentes, e informar sobre los bebes en sala en relación a algunas atenciones específicas. 

Para ser voluntario solicitamos como mínimo la disponibilidad de 3 horas ya que entendemos que ese lapso de tiempo permite una intervención acotada y adecuada en la sala de acuerdo al objetivo de nutrición afectiva. 

Se realiza un contrato de ambas partes donde se colocan los objetivos, fundamentos y marco de funcionamiento, dicho contrato con la Fundación remite a una tarea voluntaria. Estamos trabajando con el Hospital para un marco de mayor de garantías ante una tarea voluntaria en este contexto.

El contrato con la Fundación implica la asistencia a un número de capacitaciones las cuales las entendemos como fundamentales para el enriquecimiento y profesionalización del rol canguro. 

Consideramos que todo este proceso al ser nuevo, padece de algunas modificaciones que se van realizando en la marcha, de acuerdo a una constante metodología de  investigación acción participativa a fin de mejorar la propuesta tanto para el voluntario como para el Hospital.

Los motivos se relacionan con varios procesos: 

La mujer en situación de maternidad, tiene el derecho de delegar el cuidado de su hijo por lo cual hay mujeres que ejerciendo este derecho delegan el cuidado de su hijo para proceso de adopción, en pos de brindarle una familia. La mujer que en situación de maternidad, es atendida por el equipo de salud que la recibe, y evalúa en coordinación con el Servicio Social que la mujer presenta indicadores de riesgo para el ejercicio del cuidado de su bebé. Estos indicadores se suelen asociar a consumo de sustancias psicoactivas, retardo mental severo, patología psiquiatría o violencia sexual, entre otras; que implican que se detenga el alta a domicilio cuando el bebé presenta ya un alta médica. Por esta razón, queda en el Hospital en la espera de resolución judicial respecto a su egreso: esto es si vuelve a su familia de origen pero con alguna indicación, familia extensa (abuelos, tios, primos, etc), o si ingresa al sistema de protección del Inau a fin de que se continúe evaluando y brindando orientación a la familia para  el egreso de lo que es la institucionalización. Se entiende que desde el punto de vista de derechos de infancia, la institucionalización debe ser considerada como el último recurso y por el menor tiempo posible. El derecho a vivir en familia debe ser uno de los primeros derechos a ser garantizados cuando un bebe nace.  La Fundación apoya en la reducción de daños que la hospitalización genera en un ser humano recién nacido, sabiendo que es una medida paliativa a un problema de alta complejidad social que debe ser resuelto. Por otro lado, aspira a apostar en una segunda fase a poder apoyar a las familias, especialmente las mujeres que en este proceso quedan muy solas y con debilidad de sostén y escucha en el proceso que viven.

0 Items Total: $0